Desde la antigüedad han existido personas que cuentan con un don especial que les ha dado el universo, este don se puede utilizar de dos formas, para hacer el bien o para hacer el mal.

En la actualidad hay muchas formas de expresar este arte y muchas personas que tienen este don se dan a conocer como videntes.

Pero solo los buenos videntes tienen éxitos en sus predicciones.

Hay muchas formas de predecir el futuro de una persona, ya sea con el arte del tarot, la quiromancia, aeromancia, alectomancia, hidromancia, cafeomancia, taseomancia entre muchas otras …

Una buena vidente tiene que conocer todas y cada una de ellas para tener un gran índice de acierto en su predicción.

En este artículo nos vamos a centrar sobre todo en el arte de la cafeomancia y la taseomancia, para enseñaros como hacer una buena interpretación de los posos del café y de los posos del té.

cafeomancia

CAFEOMANCIA

La cafeomancia es el arte de la lectura del café, o mejor dicho la interpretación de los posos del café, que permite adivinar o predecir el presente, pasado o futuro de una persona.

Esta práctica tiene su comienzo en Turquía en el siglo XVI, actualmente es muy popular en países como Turquía y Grecia, entre muchos otros que han ido heredando este arte gracias a los emigrantes que han llegado desde Turquía a otros países.

Como toda “magia”, hay que comenzar con un pequeño ritual antes de poder empezar con la lectura de dichos posos.

Principalmente el adivino/a tendrán que escoger unos granos de café (no es válido cualquier tipo de café), este será machacado y preparado exclusivamente para la persona a la cual se le va a practicar el ritual.

El adivino/a preparará el café y se lo dará a la persona a la que le va a leer los posos.

Esta persona tiene que coger la taza con la mano contraria a la que use habitualmente, es decir, si es diestro, utilizara la mano izquierda y si es zurdo utilizara la derecha.

Mientras se va tomando el café tendrá que ir pensando la pregunta que desea que los posos le respondan, si es que tiene una pregunta concreta, y si no la tiene, simplemente se tendrá que tomar el café a sorbitos pequeños mientras se concentra en su fe ante esta práctica.

La persona que se beba el café tendrá que dejar siempre un poco de café junto a los posos para que la lectura sea más fácil.

Una vez que la persona se haya tomado el café (dejando un poco) cogerá un platito y lo colocara en forma de tapadera sobre la taza de café.

A continuación, colocará la taza de café junto a su pecho y hará tres círculos horizontales con la taza en dirección de las agujas del reloj. El objetivo es distribuir los posos homogéneamente por toda la taza.

Después dicha persona tendrá que girar la taza junto al platito de una forma rápida para que los posos se sitúen encima del plato dando una forma u otra para que el adivino pueda comenzar la lectura.

Ahora es el momento en el que actúa el adivino/a.

El adivino ya está listo para poder leer la borra del café, esta le dirá todo lo que está oculto en el interior de la persona y le permitirá llegar al fondo de su mundo interior, para poder conocer con exactitud momentos que están por llegar, o han pasado en la vida de su “cliente”.

Según sea la forma que los posos adquieran y el lugar donde se sitúen al reposar sobre el plato estos dirán una cosa u otra.

Por ejemplo:

  • Los posos situados en la parte izquierda del plato hablan sobre el tiempo actual.
  • Los posos situados en la parte derecha del plato hablan sobre el tiempo futuro.
  • Los posos situados en la parte del mango hablan sobre acontecimientos relacionados con la vida amorosa.
  • Los posos situados en la parte del borde delantero hablan sobre asuntos de riqueza.
  • Los posos situados en la parte inferior de la taza hablan sobre el hogar y asuntos familiares.

TASEOMANCIA

La taseomancia a diferencia de la cafeomncia utiliza los posos del té para hacer predicciones sobre las personas, el origen de esta práctica se remonta a la antigua China. En Europa adquirió mucha popularidad en los siglos XVIII y XIX.

Para este ritual se necesitará hojas de té negro sueltas, nunca en bolsa ya que no podrá efectuarse la lectura y agua caliente.

Además, utilizaremos una taza de color claro a ser posible y un platito como en el caso de la cafeomancia.

El método para prepararlo será el siguiente:

Como en el caso anterior de la cafeomancia, harán falta dos personas. La persona que quiere conocer su futuro y el lector.

Principalmente el lector cogerá la taza, la llenará de agua caliente, e introducirá 2 cucharadas de té negro en su interior.

Luego dejara reposar el té durante unos minutos.

La persona que desea conocer el futuro, a continuación, deberá beberse la infusión dejando un poco de líquido en la taza junto a los posos de las hojas, como en el caso del café, y removerá la taza tres veces, luego la volcará sobre el plato.

En ese momento será hora de que el lector o vidente, como prefiera llamarlo, interprete las figuras que han dejado los posos sobre el plato , el fondo y paredes de la taza.

Deja un comentario